¿Qué es la ansiedad?

Hoy en nuestro blog vamos a hablar sobre la ansiedad. Para hacerlo es imprescindible tener en cuenta la utilidad de las emociones: cada una nos proporciona unas herramientas y un propósito, y la que hoy nos ocupa es el miedo.

Esta emoción, el miedo, nos sirve para protegernos de un peligro real. Tanto el miedo como la ansiedad nos avisan de un posible peligro, nos ponen en estado de alarma y nos activan para poder responder si fuera necesario. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ambas? Cuando sentimos miedo suele haber un estímulo presente. Percibimos este estímulo a través de los sentidos, provoca esa reacción y nuestro cuerpo se pone en modo “lucha o huida”. Por ejemplo, un hombre con actitud agresiva que se acerca a nosotros, o un perro rabioso que está suelto y nos ladra.

Por otro lado, la ansiedad tiene un componente más subjetivo y depende más de la percepción de uno o una misma, ya que le acompaña su carácter anticipatorio. En ocasiones, aunque no siempre, está más orientada a lo que va a venir, es decir, al futuro.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad?

¿Cómo se manifiesta físicamente?

Las personas actuamos en un triple sistema de respuesta: el plano cognitivo (lo que pensamos), el plano fisiológico (o que sentimos físicamente) y el motor (lo que hacemos) De esta forma, la ansiedad se puede manifestar de las siguientes maneras:

  • Cognitivo: pensamientos desagradables, falta de concentración, dificultad para tomar decisiones, inseguridad…
  • Fisiológico: hay una alta activación física, sudoración, palpitaciones, sequedad en la boca, temblores…
  • Motor: paralización, evitación de situaciones, movimientos desorganizados…

Los síntomas de la ansiedad son bastante molestos cuando estos se prolongan en el tiempo e intensidad. Entonces podemos plantearnos la pregunta: ¿para qué sirve la ansiedad? Nos sirve para predecir y anticipar posibles amenazas que pueda haber en el ambiente o en el futuro. Vamos a ver un ejemplo. Cuando tenemos un examen,  nuestros niveles de ansiedad aumentan para movilizarnos ante ese estímulo. Si no tuviésemos nada de ansiedad no nos levantaríamos de la cama a estudiar, y si los niveles fuesen demasiado altos, no podríamos concentrarnos y recordar los contenidos del examen.  Por lo tanto, en su justa medida nos ayuda en el día a día. El problema aparece cuando la ansiedad es excesiva y sentimos que nos sobrepasa. Si esto es así, puede que la ansiedad suponga un problema.

¿Se puede bajar la ansiedad?

Hay personas que viven con un nivel de ansiedad muy alto, suelen sentirse con nervios y angustia muchas veces a lo largo del día y esto les supone muchas consecuencias negativas: rendimiento disminuido, dolor de estómago, dificultad para concentrarse, problemas en relaciones… Tienen unos niveles tan altos que cualquier cosa hace que su cuerpo se active para poder actuar y responder a los estímulos. 

¿Se puede bajar la ansiedad?

Con un proceso psicoterapéutico donde se incluyan técnicas y de herramientas destinadas a disminuir los niveles de ansiedad se puede conseguir tener una vivencia mucho más satisfactoria y reducirla. Una de las técnicas que se utilizan para bajar la ansiedad son ejercicios de respiración como este. Desde Suma Emociones queremos ayudarte a que puedas combatir los altos niveles de ansiedad y utilizarla para poder conseguir tus objetivos. Echa un vistazo a nuestra página sobre psicoterapia para adultos y escríbenos para que podamos ponernos en contacto contigo.

 

1 Comment
  • Pingback:Qué es la depresión y cómo superarla - Suma Emociones
    Posted at 12:32h, 13 noviembre

    […] tomar decisiones, incluso las más sencillas, como elegir una prenda o algo para comer. También puede aparecer ansiedad, relacionada con los propios síntomas o con situaciones de la vida diaria. En algunos casos, […]

Abrir chat